19b

Estamos en Alforja

En sus orígenes Alforja fue una masía árabe que explotaba unas antiguas minas de plata. Posiblemente de aquí su nombre, Alforja en árabe significa almacén. Los primeros documentos escritos sobre Alforja son de 1152 donde aparece citada en un pergamino de Ramón Berenguer IV. En 1158 fue concedida el acta de población en favor de Ramón de Ganagot con la obligación de que creara una población que facilitara el control de la zona, recientemente reconquistada a las tropas sarracenas. El pueblo debía recibir el nombre de Santa Maria de la Vall d’Alforja.

En 1243 el término quedó en manos del monasterio de Bonrepòs aunque ese mismo año fueron compradas sus tierras para formar parte de la baronía de Alforja, también en manos del clero. El núcleo urbano se desarrolló alrededor de la iglesia parroquial dedicada a San Miguel. Es un edificio del siglo XVII. La torre del campanario es de estilo neoclásico y fue construida con posterioridad. En el interior de la iglesia se encontraba un retablo de San Miguel que actualmente se conserva en el Museo de Reus. Quedan muy pocos restos del que fue el antiguo castillo de Alforja; tan solo partes de sus murallas. Estaba situado sobre una pequeña colina desde la que dominaba la ciudad.

En las afueras de la ciudad se encuentra el santuario de la Virgen de Puigcerver. Es un edificio de reciente edificación que fue construido sobre el original de 1243. Ampliado en 1620, sufrió graves desperfectos durante la Primera Guerra Carlista y restaurado en 1863. La imagen original de la virgen fue destruida durante la Guerra Civil.

Alforja celebra su fiesta mayor el 29 de septiembre, coincidiendo con la festividad de San Miguel. En julio tienen lugar diversas actividades populares como un aplec de sardanas o una fiesta castellera.

En su origen, la agricultura marcó la vida económica de la zona. Los cultivos principales son los de secano, destacando el de los avellanos. Actualmente pequeñas industrias locales y su proximidad en centros urbanos de mayor relevancia económica e industrial hacen que la agricultura no sea ya la base económica de Alforja.